18 Mayo 2021 Publicado en Novedades de IMDS Escrito por 

Directiva sobre vehículos al final de su vida útil: lo que podría cambiar pronto Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

Desde que se adoptó la Directiva europea sobre vehículos al final de su vida útil (Directiva 2000/53/CE, también conocida como "Directiva sobre vehículos al final de su vida útil") en el año 2000, no ha habido cambios fundamentales. Sin embargo, a mediados de marzo de 2021, la Comisión de la UE presentó un informe sobre la evaluación de la directiva, que restringe el uso de determinadas sustancias peligrosas en los VFU (vehículos al final de su vida útil). Está prevista una nueva consulta pública para el segundo trimestre del año (más información aquí: https://elv.biois.eu/registration.html). La propuesta de revisión de la Comisión Europea llegará el año que viene.

Dos puntos principales de crítica en la evaluación de la Directiva VFU

En su informe de evaluación, la Comisión de la UE señala dos deficiencias principales de la legislación anterior. Por ejemplo, hay un elevado número de "vehículos desaparecidos": el 35% de todos los vehículos dados de baja en la UE, aproximadamente un tercio. Instituciones como la Agencia Federal de Medio Ambiente alemana llevan tiempo señalando esta indeseable evolución. Es cierto que cada año se desmantelan y reciclan en la UE unos 6,5 millones de vehículos al final de su vida útil. Sin embargo, no está claro dónde van a parar los 4 millones de vehículos restantes. Es probable que una gran parte de estos vehículos al final de su vida útil que han desaparecido del balance no sean desechados y reciclados de acuerdo con la Directiva sobre vehículos al final de su vida útil. Así lo indican también estudios recientes del PNUMA y del Gobierno holandés. Según esto, millones de vehículos usados en mal estado y por debajo de la norma de emisiones Euro 4, con más de 15 años de antigüedad y que ya no son aptos para la circulación, se trasladan principalmente a países africanos. Allí son responsables de las altas emisiones y de numerosos accidentes. Con cerca de 7,56 millones de vehículos solo entre los años 2015 y 2018, las exportaciones de la Unión Europea son las más elevadas de ellas, representando el 54 por ciento. Le siguen Estados Unidos y Japón. Para la UE, esto significa también una pérdida de materias primas, estimada en unos ocho millones de toneladas de metales ferrosos y no ferrosos y plásticos.

Como otro punto principal de crítica, la Comisión de la UE cita las disposiciones, hasta ahora inadecuadas, de la Directiva sobre vehículos al final de su vida útil con respecto a la construcción de nuevos vehículos. Deberían utilizarse más materiales reciclados en la construcción de los nuevos vehículos y debería ser más fácil desmontarlos y reciclarlos después. Sin embargo, las disposiciones al respecto aún no son lo suficientemente detalladas y específicas, y además son difíciles de medir. Por lo tanto, sólo tendrían un efecto limitado en la construcción de nuevos coches. Sobre todo, la Comisión Europea critica que las disposiciones que obligan a los fabricantes de automóviles a facilitar y transmitir información sobre los materiales y componentes que contienen los vehículos son insuficientes. Las empresas de los sectores de la reparación, el desmantelamiento y el reciclaje tendrían que recibir un mayor apoyo en este sentido.

La calidad de los datos se queda atrás en la comparación con la UE

Aunque la mayoría de los Estados miembros de la UE declararon haber cumplido los objetivos de reutilización y reciclaje, existen diferencias en la forma de medir y en la calidad de los datos. Sin embargo, hay diferentes formas de medirlo y, por tanto, la calidad de los datos varía mucho, según la Comisión Europea. Esto hace dudar de la comparabilidad de los datos. Además, como el cálculo se basa en el peso total de todos los vehículos, no hay ningún incentivo para promover la recuperación y el reciclaje de materiales distintos de los residuos metálicos, como el vidrio, los plásticos o las materias primas críticas.

Como otras deficiencias de la Directiva de VFU, el informe de evaluación menciona que su definición de "valorización" incluye también la estiba subterránea, es decir, los residuos almacenados en minas a cielo abierto. Además, no hay un objetivo separado para la "reutilización".

En general, la Comisión Europea ha tenido en cuenta en su evaluación la evolución del mercado de vehículos en Europa. Aunque una alta proporción de los residuos de vehículos al final de su vida útil está formada por hierro y otros metales, los coches nuevos se fabrican cada vez más con materiales ligeros y electrónicos. Por ello, la proporción de plásticos y componentes eléctricos y electrónicos aumenta constantemente. Esto crea nuevos problemas para la recuperación y el reciclaje, y la tendencia hacia los vehículos eléctricos en la UE significa que es probable que estos aumenten.

Por ello, la Comisión también señala en su evaluación que el Green Deal de la UE establece nuevos objetivos en este sentido: tanto en el contexto de un nuevo plan de acción de la UE para la economía circular como a través de la legislación actualizada sobre la Directiva Marco de Residuos, así como sobre determinados flujos de residuos.

Exenciones en el banco de pruebas

La Directiva sobre vehículos al final de su vida útil también contiene una lista de exenciones, que se adapta a los descubrimientos técnicos y científicos cada cuatro o cinco años como parte del proceso de revisión. Durante este proceso, las industrias afectadas deben presentar un expediente técnico en el que deben justificarse las exenciones. A continuación, un consorcio consultor revisa y evalúa los argumentos y propone a la Comisión de la UE que se permita que la exención expire o se prorrogue.

Actualmente se está revisando la exención para las aleaciones de cobre que contienen hasta un 4% de plomo en peso, que es válida hasta julio de 2021. En el proceso, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) ha presentado los resultados de algunas pruebas preliminares con nuevos materiales sin plomo a la consulta de las partes interesadas, que se han incorporado al informe adjunto (https://elv.biois.eu/registration.html). No se espera que la revisión esté terminada hasta 2022, aunque las exenciones seguirán aplicándose hasta entonces. Observadores del sector:dentro esperan que la Comisión amplíe la exención aún más. Si esto no ocurriera, entraría en vigor un régimen transitorio para el cambio, que suele durar al menos doce meses hasta varios años.

 

Otras fuentes:

https://www.bde.de/documents/359/BDE_VOEB_Europaspiegel_April2021.pdf

https://www.kupferinstitut.de/institutsleistungen/stoffpolitik/elv-richtlinie-zum-umgang-mit-altfahrzeugen/

https://eu-recycling.com/Archive/30103

Visto 1310 veces
Modificado por última vez en Martes, 18 Mayo 2021 10:32

Address

Waschweg 3, 61276 Weilrod, Germany 
E-Mail: info@imds-professional.com  
Tel: +49 60 83.91 30-30
Fax: +49 60 83.91 30 930

 

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.